Franquicias – Las comunicaciones con el Franquiciador

LAS COMUNICACIONES CON EL FRANQUICIADOR. 

La duración de los contratos de franquicia y la ingente cantidad de cuestiones que deben tratarse, implican mantener constantes comunicaciones con el Franquiciador. A menudo las conversaciones son por teléfono, aunque también es habitual que se desarrollen a través del correo electrónico. Dejar rastro de todo lo que hablamos y pactamos con la empresa “Franquicia”, nos puede servir de gran ayuda, cuando surgen discrepancias.

Durante el periodo de contratación

Es este el momento en el que la empresa “Franquicia” despliega todo su potencial. Intentando vincular a un nuevo Franquiciado. Insistirán sobre las ventajas de entrar a formar parte de su red. Es habitual que en este momento hagan promesas que llegada la hora no puedan cumplir. En este caso será de vital importancia disponer de los documentos en los que quede constancia de lo hablado, de otra manera no podremos reclamar que se cumpla con  lo pactado.

En el desarrollo del contrato de la franquicia. 

Probablemente el Franquiciado ya no tratará con las mismas personas. Ahora el director de operaciones y el departamento de marketing tomarán el protagonismo. Ni que decir tiene que los de administración comienzan a tener presencia, al fin y al cabo hay que ir cobrando los royalties. Todo lo que hemos ido hablando en la fase anterior ya no es importante, ni las personas ni la situación es la misma. El Franquiciado tendrá que realizar un verdadero esfuerzo por recordar al resto del personal de la franquicia que cosas fueron las habladas y a que compromisos se llegó.

El contrato de franquicia no suple en absoluto esta necesidad. El Franquiciador es normal que haya realizado algunas promesas extra contractuales del tipo:
«Si llegado el primer año no obtienes beneficios nosotros te compramos la franquicia»
o:»
Puedes resolver el contrato cuando quieras, tan solo nos lo tienes que comunicar con suficiente antelación».

Cuando el Franquiciado se encuentra en una de estas situaciones necesitará disponer por escrito de aquello que acordó con el Franquiciador, pero que no se contempla en el contrato.

En el ejercicio de nuestra actividad nos encontramos muy a menudo con asociados de franquicias que solo utilizan el teléfono para sus comunicaciones con la empresa Franquiciadora (propietaria de la franquicia). Entienden que es más rápido y más efectivo hablar directamente con la persona. Esto es un error fácil de evitar. Las comunicaciones escritas facilitan a las partes mantener una línea coherente de actuación y limitan la posibilidad de que se produzcan cambios de criterio que desembocan siempre en conflictos.

José zamarro.
Pérez Alvarez abogados ( Asesoría y Defensa del Franquiciado – Especialistas en Franquicias)