FRANQUICIAS – ATRAPADOS POR LA FRANQUICIA

Algunas grandes marcas acumulan denuncias por estafa

Supermercados DÍA, 100 Montaditos, Lizarran, Carrefour Exprés… Lo que hace poco parecía un negocio seguro, se ha convertido en una trampa para muchos franquiciados que han tomado acciones legales contra las franquicias.

Las franquicias llegaron a España hace ya más tres décadas. Los negocios bajo un modelo de tutorización por parte de la empresa dueña de la marca se expandieron como la pólvora impulsadas por conocidos modelos de comida rápida como McDonald’s o Burger King. Pero el panorama ha cambiado mucho y el “negocio seguro” que se suponía que era la explotación de una marca ya conocida, se ha convertido en muchos casos en una trampa para el franquiciado.
Los supermercados Carrefour Express, las tiendas Yves Rocher, los bares 100 Montaditos o las tiendas de ropa Mango, son solo algunas de las marcas que se encuentran bajo la polémica de un uso del sistema de franquicias que asfixia económicamente a unos franquiciados sometidos a condiciones draconianas imposibles de superar y rentabilizar. Muchos de esos franquiciados se han organizado y han demandado a las marcas para romper el contrato que les ata y recuperar lo invertido.

José Zamarro sabe bien lo que es tener un litigio contra una franquicia. De 2011 a 2014 fue franquiciado de la cadena de restaurantes Foster’s Hollywood, con la que todavía mantiene pleitos pendientes. Tras su experiencia se especializó en el tema y ahora es asesor jurídico especializado en contratos de franquicias en el despacho de abogados Pérez Álvarez y ayuda a franquiciados a resolver sus contratos y litigios con las empresas, así como a asesorar a personas que pretenden embarcarse en este tipo de negocio. “Los problemas se suelen repetir. El contrato viene predefinido y suele contener abuso de derecho y mala fe contractual”, explica Zamarro a El Salto. “Existe un componente psicológico, una fase de enamoramiento que está apoyado en una información y un plan de negocio que suele ser falso. Les venden la idea de que recuperarán lo invertido en tres años máximo”, narra el asesor jurídico.

La realidad es; “Nos daban unas cuentas de explotación falsas. Nos prometían unos márgenes de venta del 13% que luego no pasaban nunca del 4%”, lamenta David Nieto, un franquiciado de los supermercados DÍA que se vio en la ruina tras abrir dos tiendas en la localidad madrileña de Parla.

La cadena de supermercados del IBEX35 es una de las compañías que más denuncias acumula por su gestión de las franquicias. Según la asociación “Afectados por DÍA”, actualmente han tenido que cerrar 700 tiendas de franquiciados debido a las condiciones impuestas por la marca. Número que creen superior ya que alegan que muchos franquiciados se han arruinado y no quieren unirse a causas judiciales que les pueden suponer las costas del juicio. “Se han ejecutado avales y se han quedado con muchas casas de los franquiciados. Todo con la connivencia de la banca”,

Un anuncio en el periódico que decía que se podía montar un restaurante Lizarran con tan solo 50.000 euros fue lo que convenció a Juan Valiñas. “Dejé de trabajar para una empresa que tuvo que hacer recortes y me pareció que una franquicia era una buena opción y menos arriesgada, ya que en teoría de dan un know how y asesoramiento. Pero la inversión se disparó al triple, y ya que había gastado los 50.000 euros iniciales tuve que seguir metiendo dinero para no perderlo, tuve que recurrir al banco y a familiares”, explica Valiñas, el cual se encuentra actualmente en proceso de demandar a Comess Group, la empresa dueña de la marca Lizarrán.

El modelo de franquicias ha servido a grandes empresas para expandir su marca por un territorio sin asumir riesgos. Es el franquiciado quien se compromete a cumplir unas condiciones a cambio del uso de la marca y otros servicios, asumiendo el riesgo en la gran mayoría de los casos.
Un caso significativo es el de las tiendas de telefonía de Orange. Cuando France Telecom compró Amena en 2005 y la llamó Orange, las condiciones de los franquiciados empezaron a variar. “Nos hicieron cambios en el sistema retributivo de las ventas, haciendo cada vez más difícil ser rentables”, explica Abel Martín, un exfranquiciado de Orange que forma parte de Asafortel, una organización de franquiciados de la compañía de teléfonos.

“En 2006 las pequeñas tiendas, las que tenían un menor aguante y beneficio acumulado de años anteriores, empezaron a quebrar. Cuando una de ellas lo hacía, Orange le indicaba a quién y por cuanto tenían que vender la franquicia. Lo que hacían era eliminar a los pequeños y endeudar a los grandes franquiciados. Luego, a los grandes, les ponían cada vez más dificultades para llegar a objetivos”, narra Martín sobre la gestión de Orange con sus franquiciados. Según este franquiciado, en 2010 había 300 tiendas de franquiciados y actualmente solo quedan 47.
El exferanquiciado de Lizarran sufrió una presión parecida cuando ya no pudo mantener el negocio. “Cuando uno ya está ahogado por las deudas, no te dejan traspasar el negocio, hasta que la situación es tan crítica que les vendes al propio Comess Group el local por un precio irrisorio de 15.000 euros. Yo no acepté ese precio que me ofrecían y en el momento de querer cerrar fui extorsionado, me amenazaron que me iban a cobrar por un lucro cesante, a menos que aceptara los 15.000 euros y firmara que no iba a culpar a la empresa por el fracaso”.

Alberto Baena, otro franquiciado de DIA, explica que cuando se quiso deshacer de la tienda que poseía porque las cuentas no daban los resultados prometidos, la cadena de supermercados le ofreció adquirir otra tienda cercana para poder aprovechar ventajas en costes por el tamaño. “Me dijeron que podría aprovechar los repartos de los camiones y bajar mucho los costes al tener dos tiendas. Pero una vez firmado el contrato de la segunda tienda, nada de eso se cumplió. Negaron haberme prometido nada de lo que me dijeron de manera oral pero que no aparecía en el contrato”, lamenta Baena.

La exclusividad a la hora de comprar los productos o servicios es otra de las trampas comunes que se denuncian. Los afectados por los supermercados DÍA denuncian que la empresa les obligaba incluso a contratar los suministros a través de la empresa a unos precios desorbitados, “me cobraban por internet 70 euros al mes y no nos dejaban ver las facturas”, explica Nieto. “Su negocio es suministrar el género aunque tú no lo necesites. Te llenan la tienda hasta arriba. Nosotros no controlamos los pedidos. Tenemos una caja registradora que supuestamente calcula el stock y realiza los pedidos de manera automática. Cuando nos llega el camión de reparto vemos cómo el pedido tiene productos que ya tenemos o que no vendemos. Tiramos fruta y carne todos los días”, lamenta el franquiciado.

“El franquiciado impone que se le compre a ellos en exclusiva. Se lucra contigo y te imposibilita competir. Hay una claro desalineamiento de intereses”, explica Zamarro en la misma línea que denuncia el exfranquiciado de Orange al contar que solo podían comprar los teléfonos a ellos. “Nos salía más caro que ir al mercado, pero nos obligaban. Ahí reducían nuestros márgenes”.

En las misma línea, Valiñas explica que el Lizarran que montó “nunca dio beneficios, solo pérdidas, que iba sufragando a través de deuda, con la esperanza, incitado por los supervisores de Lizarran, de que con la experiencia íbamos a empezar a ver los beneficios, hasta que ya resultó evidente que era imposible, porque además de cobrarnos un royalty mensual del 5% de las ventas, también se llevaban un porcentaje de rápel (descuento) de los proveedores, a los que estábamos obligados a comprar, bajo pena de incrementar el royalty y dejar de recibir una bonificación por los litros de cerveza”.

Las ofertas y promociones son, según muchos de los franquiciados, otra de las trampas que esconden los contratos de franquicias. “En Foster’s Hollywood el coste de la oferta la aguanta el franquiciado. El franquiciador lo que quiere es que vaya gente y le da igual si no hay beneficio. Se vende a pérdidas, lo que va contra la Ley de Competencia, pero ellos cobran un porcentaje del bruto de ventas, por lo que les da igual”, explica Zamarro. La cadena de supermercados también tiene varias denuncias por vender a pérdidas, pero realmente es el franquiciado quien soporta la rebaja en el precio de los productos.

Las tiendas de ropa Mango, la cadena de restaurantes 100 montaditos, Yves Rocher, Yoigo o la cadena de supermercados Carrefour Express son otras de las empresas que acumulan denuncias en los juzgados. Pero los franquiciados denuncian que se encuentran en una situación difícil. Muchos jueces rechazan como pruebas los informes y planes de viabilidad que los franquiciadores muestran a los futuros franquiciados para convencerles de la rentabilidad de la inversión, incluso cuando son docenas de casos los que no han conseguido acercarse a los beneficios prometidos.

“No hay una regulación específica, salvo el Real Decreto 201/2010 que regula la actividad comercial en régimen de franquiciados y que recoge solo dos o tres cosas, por lo que la mayoría de litigios se rigen por el Código Civil. Como no hay regulación específica y los jueces no entienden todavía muy bien la operativa, los abogados no planteamos demandas claras y las cosas no son fáciles de probar”, “pero ya se está creando jurisprudencia”.

José Zamarro.
Asesoramiento y ayuda al Franquiciado Pérez Álvarez Abogados. 

 

Sabemos que con el adecuado asesoramiento, pueden resolverse muchos de los problemas habituales.

¿Eres un franquiciado que tiene problemas con su franquicia? ¿Necesitas la ayuda de un especialista en franquicias?
¿Piensas que es el momento de recibir asesoramiento de un abogado especializado en franquicias?

Pídanos presupuesto sin compromiso

telef

 

Fuente: elsaltodiario.com